La Casa Madre del Rebaño de María descubre la historia de la Madre Encarnación

La Orden ha organizado una exposición en el centenario de la muerte de la fundadora
Mayte Huguet
7/08/2017
Semana Santa

Desde sus orígenes en la calle Consolación, hoy Cristo de la Misericordia, en el corazón del barrio de La Viña, hasta la última casa abierta en Kenia.

Un paseo por el mundo en donde las religiosas franciscanas del Rebaño de María han tenido una sola preocupación, instruir, educar e incluso buscar el alimento diario de aquellas niñas necesitadas, era su única preocupación.

Porque ese fue el espíritu con el que la Venerable Madre Encarnación fundó las Hermanas Terciarias Franciscanas del Rebaño de María.

Un espíritu que hoy sigue vivo y que queda patente en la exposición que acoge la Casa Madre de la Orden, en la calle Costa Rica, número 5.

La toma de los hábitos en la iglesia de Capuchinos, el apoyo incondicional del padre Francisco de Asís Medina, canónico de la Catedral, en la fundación de la congregación, y el apoyo económico de Dolores Aguirre quedan reflejados en los primeros paneles de esta muestra que recoge la historia del Rebaño de María

Más de una treintena de carteles que las hermanas de la Orden han realizado para que se conozca a la Venerable Madre Encarnación y su trabajo.

Y es que su labor asistencial fue vital en tiempos de la posguerra, creando incluso un hospital para tuberculosos en Chiclana, después en Toledo y por último en Puerto Real.

Un camino de atenciones por España que ya en el siglo XX cruzó el charco, fundando primero en Perú, y traslandándose después a África.

Algunas de las casas ya han cerrado, y otras siguen en activo, no como centro educativo, sino como residencia de ancianos.

Pero lo fundamental de esta historia es que estas religiosas, aún pasen 100 años, siguen llevando sus servicios a quiénes lo más necesita, especialmente a las niñas de familias sin recursos y a ancianos.

Una historia que todos deberían conocer.

Y es que la labor de las hermanas del rebaño de María es la mejor historia que nos pueden contar en los tiempos que corren.

 

publicidad