Más de 900 personas corren en Los Toruños con la Fundación Entreculturas por la educación en Sudán del Sur

Un centenar de personas voluntarias de distintos colectivos y ONGs prestó apoyo a la organización en el desarrollo de las pruebas
OCádizDigital
14/03/2017
Deportes

Más de 900 personas participaron el domingo 12 de marzo en la carrera solidaria que la Fundación Entreculturas celebró en el parque metropolitano Marisma de los Toruños y Pinar de la Algaida bajo el lema “Corre por una causa. Corre por Sudán del Sur”.

Antes de iniciar las diferentes carreras, hubo calentamientos organizados por alumnos del ciclo formativo superior de Actividades Físicas y Animación Deportiva (TSAFAD) del centro de SAFA en El Puerto de Santa María. Además, en los preparativos, organización y desarrollo del evento deportivo participaron más de 100 personas voluntarias, entre ellas, Jóvenes Voluntarios, profesores de SAFA, grupos scouts de la Delegación Diocesana del Movimiento Scout Católico de Jerez, TSAFAD, y varias entidades e instituciones que han apoyado el evento deportivo.

La competición se desarrolló con absoluta normalidad y en un ambiente plenamente deportivo y solidario. El pistoletazo de salida de la carrera infantil estuvo a cargo de la concejala de Deportes y Educación del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, Ana María Arias.

Participaron corredores de todas las edades, para los que se establecieron cuatro categorías: una para niños de seis a ocho años con 350 metros de recorrido, otra de 1.000 metros para corredores de entre nueve y once años; una tercera de cinco kilómetros para participantes de 12 a 17 años, y una última, para mayores de 18 años, con nueve kilómetros.

Este año, los fondos recaudados en las carreras celebradas en distintas ciudades españolas irán destinados a la educación de jóvenes, niños de Mabán, al nordeste de Sudán del Sur, donde en la actualidad conviven 135.000 refugiados sudaneses junto a 15.000 desplazados internos que huyen de los conflictos existentes. La labor de Entreculturas, junto al Servicio Jesuita a Refugiados, es la educación y el apoyo psicosocial de estas personas, intentando evitar, entre otros objetivos, que muchos niños sean reclutados como soldados.

Según Naciones Unidas, más de tres millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en Sudán del Sur; 1,8 millones de personas están desplazadas en el interior del país y 1,4 millones se encuentran refugiadas en países vecinos.

 

publicidad