LAS PENAS

Versión para impresiónEnviar por correo
Venerable y Real Archicofradía de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Caridad
Tipo de cofradia: 
Penitencia
Día que procesiona: 
Año de fundación: 
1730
Casa de hermandad: 
Calle Fernandez Shaw, 7
Hermano mayor: 
Emilio San Román
Capataces: 
Manuel Ruiz Gené (capataz general)
Nº de hermanos: 
600
Nº de penitentes: 
100
Nº de pasos: 
2
Nº cargadores: 
70 (paso de misterio), 60 (paso de palio)
Sede canónica: 
Parroquia de San Lorenzo Mártir (Calle Sagasta). Comenzó a construirse en 1722 y las obras duraron cuatro años. La planta de la iglesia es de cruz latina, donde se encuentra la capilla del Pilar. La fachada principal se remata por un alto piñón. A la derecha de la portada destaca el mosaico de Afligidos, realizado en 1927 por Ruiz de Luna.
Hábitos: 
Túnica roja, al igual que el antifaz, con capa azul en el Cristo, que cambia a blanca en las secciones de la Virgen

Una señora, la cual no quiso dar su nombre, regaló el día 7 de septiembre de 1949, a D. Santiago Moreno Ruíz, una imagen deteriorada que veneraba en su oratorio particular como Nuestro Padre Jesús de las Penas. Dicha imagen fue restaurada por el escultor gaditano Miguel Láinez Capote y bendecida el 10 de abril de 1954, por el párroco de San Lorenzo, padre Francisco Jiménez-Alfaro y Gutiérrez. En torno a esta imagen se constituyó la Junta Pro-Cultos, fundándose la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de las Penas el día 23 de noviembre de 1955, por Decreto del obispo Tomás Gutiérrez Díaz.

El 11 de diciembre de 1955 se celebra el primer Cabildo General de Hermanos, quedando constituida la primera junta de gobierno, formada por las mismas personas que constituyeron la Junta Pro-Cultos. El primer prioste de la cofradía fue Benedicto Gómez Sanz. La primera salida de la primitiva imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas tuvo lugar en la Cuaresma de 1955, en un Vía-Crucis por la feligresía de San Lorenzo. Procesionó por vez primera en la tarde del Lunes Santo de 1956, ya que el Domingo de Ramos estaba lloviendo. Para tal ocasión, la imagen vistió túnica bordada perteneciente a Nuestro Padre Jesús de los Desamparados, de la parroquia de San Antonio (vulgarmente conocido como El Señor del Patio). Para celebrar su primera salida, la camarera del Señor costeó una comida a sesenta pobres.

El antiguo paso de Nuestro Padre Jesús de las Penas se estrenó en la Semana Santa de 1959. Se realizó en Cádiz, en los talleres de Antonio Velázquez, ascendiendo su confección a 162.486,35 pesetas. Durante 1959 a 1961 se procedió al dorado en los talleres de dorado Antigua de Roquero, en la calle Rosario, 25, con un coste de 132.600 pesetas. En 1961, se acepta la donación de una imagen de una Virgen advocada Nuestra Señora de la Esperanza. Al existir en Cádiz una Virgen con tal nombre, se acuerda denominarla Nuestra Señora de la Esperanza, Amor y Sacrificio. Al final, dicha donación no fue efectuada.

En 1963, una imagen donada por Malo de Molina, tallada por Pineda Calderón, se incorpora como titular de la cofradía, bajo la advocación de María Santísima de la Caridad. Fue bendecida el día 25 de julio de 1963, festividad de Santiago Apóstol; procesionando, por vez primera, en 1964. En la sesión de la Junta de Gobierno de 6 de febrero de 1966, el director espiritual, padre Ildefonso Pérez Alcedo, párroco de San Lorenzo, propone la idea de modificar algunas costumbres en la salida procesional, tales como la de adaptar ruedas a los pasos y procesionar desprovistos de túnicas y capirotes.

En la del 3 de febrero de 1969, se acuerda sacar los pasos a ruedas, por los numerosos problemas acontecidos con los cargadores. Hasta 1978 no volvió a procesionar el palio a hombros, haciéndolo el Señor un año después. El 25 de marzo de 1977, la Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Caridad se fusiona con la Venerable y Real Archicofradía de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, cuya fundación data de 1730. El acuerdo de fusión es aprobado por el vicario general de la Diócesis, Félix González del Moral. Se aprueban nuevas reglas, dando lugar al nacimiento de la archicofradía, tal y como hoy la conocemos.

En 1984 se lleva a cabo el proceso de restauración y remodelación de la imagen de María Santísima de la Caridad, a cargo del imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte. En septiembre de ese año, la imagen llega a San Lorenzo, envuelta en una sábana, celebrándose el tradicional besamano, en donde se expone, por vez primera, la imagen restaurada. El 4 de julio de 1985 se autoriza por el Obispado la adquisición de una nueva imagen de Jesús de las Penas. La imagen es realizada por el imaginero sevillano D. Luis Álvarez Duarte, bendiciéndose el 9 de Marzo de 1986, por el Iltmo. Sr. Vicario General de la Diócesis, Ignacio Egurza Ebustos. La mascarilla de la primitiva imagen de Jesús de las Penas (del siglo XVIII, atribuida a Cosme Velázquez) se conserva en el interior de la nueva imagen. Al igual que ocurrió con la antigua, el Señor salió por vez primera en Vía-Crucis por la feligresía de San Lorenzo.

En 2013 la cofradía debe ser intervenida por el Secretariado Diocesano para las hermandades y cofradías, después de la dimisión de la junta de gobierno, teniendo que ser gestionada por un comisario hasta 2014, cuando se celebran de nuevo elecciones y se reorganiza de nuevo la hermandad. La intervención del Obispado obliga a la corporación a no realizar estación de penitencia en Domingo de Ramos de 2014.

 

Gracias a las investigaciones particulares de entendidos en la materia y a personas atraídas por las labores de búsqueda de cualquier dato histórico en el ámbito de las hermandades y cofradías, es posible confeccionar a grandes rasgos, los acontecimientos de mayor importancia que hilan la historia de la Archicofradía del Pilar de Zaragoza.

Los primeros intentos de fundación de esta corporación que se erige no como archicofradía, sino como Compañía Espiritual del Santo Rosario, muy dadas en la ciudad de Cádiz a mediados del siglo XVIII, tiene lugar en el año de 1730. Gracias a la primitiva Bula de Fundación que hoy conserva la archicofradía, se puede conocer el día exacto de la misma, concretamente el 22 de julio. Firman dicho documento los hermanos Delfín, fundadores de la Compañía, además del obispo Lorenzo Armengual de la Mota, y otros clérigos que por esa época tenían encomendada la gestión de la iglesia de San Lorenzo. En otros documentos facilitados a esta hermandad y procedentes del Archivo Histórico Diocesano, se explica con minucioso detalle la gestación de la Compañía Espiritual y sus primeros pasos. Al parecer, una vez abierta al culto la parroquia de San Lorenzo para auxiliar la demanda de fieles procedentes del barrio de La Viña, un devoto y muy joven feligrés decide rezar el Santo Rosario a la caída de la tarde junto con otros jóvenes de su edad. El rezo era público y en un primer momento comenzaba en la casa particular de este joven llamado Félix Valdivieso, cuyo domicilio se situaba en la casa contigua a la recién aperturada parroquia. En esos primeros intentos por formalizar el Santo Rosario y por conseguir mayor participación en el mismo, solicita permiso a fray Tomas del Valle, obispo que sucede a Lorenzo Armengual tras su muerte, presbítero de la Santa Iglesia Catedral, para que dicho ejercicio comenzara desde la parroquia, siendo positiva la solicitud y aprobándose advocar el nombre de María Santísima del Pilar al Rosario Público que se realizaba con mayor esplendor en las vísperas de la Festividad de la Virgen, concretamente el 11 de octubre a la caída del sol. Ante estos acontecimientos, y según la información disponible, se puede afirmar que la fundación de esta Compañía Espiritual del Santo Rosario de María Santísima del Pilar de Zaragoza fue creada por jóvenes muchachos que consiguieron aglutinar en torno a la Santísima Virgen una gran cantidad de niños. Por este motivo, en la Bula de Fundación remarca que fueron los niños (jóvenes) los que impulsaron esta archicofradía en sus inicios. Sin embargo, por estas fechas, en torno a 1730 no se conoce ningún dato sobre los que sí firman la Bula de Fundación: el mayordomo Jerónimo Ignacio Delfín y su hermano Manuel. El único responsable de la fundación según los manuscritos citados es Félix de Valdivieso del que no existen más datos relativos a su persona ni a su labor dentro de la Compañía Espiritual. No existen más referencias hasta el año 1739, donde comienza a gestarse más formalmente esta Compañía Espiritual. Gracias a unos manuscritos existentes en el Archivo Histórico Provincial de la ciudad de Cádiz. (1739. Legajo 1831 Of 10 F-26 y sigts. Ante Diego de la Barreda , escribano público) se puede conocer la solicitud que realizaron los hermanos Delfín al primer ministro de la iglesia de San Lorenzo, Andrés Cortés de Cárdenas. La solicitud consistía en pedir permiso para habilitar un lugar para realizar la capilla y la bóveda para los entierros de los hermanos. En este acuerdo, la Compañía Espiritual consigue el hueco actual para situar la capilla que en aquel tiempo se ubicaba la puerta lateral del templo, dando a la calle Sol, hoy calle Armengual. El acuerdo se consigue tras la aprobación del obispo Tomás del Valle que decretó su aprobación el 23 de mayo de 1738 tras una donación de unos cuatrocientos cincuenta pesos de ocho reales de las antiguas pesetas. A partir de este momento los hermanos Delfín tienen la obligación de labrar y adecentar el habitáculo para mayor honra a su titular, colocando insignias, reliquias y un altar para la Santísima Virgen del Pilar. Todo ello costeado por la Compañía Espiritual y sus hermanos fundadores. De los datos referidos a la ornamentación de la capilla, no existen documentos fehacientes sobre sus autores, pero en cuanto a la imaginería si hay datos concretos que permiten conocer la autoría de los Santos que flanquean la hornacina principal: San Jerónimo y San Francisco de Asís. Ambos salen de la gubia de Antón María Maragliano, genovés afincado en Cádiz, que culmina su obra con estas imágenes ya que hay datos de su mortandad, concretamente en 1739. Posiblemente los últimos retoques de estos santos lo llevaría a cabo algunos de sus discípulos. De la imagen de la Virgen del Pilar y otras imágenes de la capilla, así como de las pinturas, no existen datos sobre su autoría original. Lo que si parece claro es que las obras de la capilla tardaron de 10 a 15 años, ya que existe un documento que verifica el día de inauguración de dicha capilla. Se trata de un documento localizado en la Biblioteca Pública Provincial de Cádiz donde se recoge el sermón que pronunció el franciscano descalzo fray José Morales de la Encarnación el día 14 de octubre de 1753, fecha en la que tiene lugar el estreno de la capilla. Siguiendo la cronología, destacar otro acontecimiento importante que los hermanos Delfín consiguieron para esta corporación. Desde 1736 era interés de estos fundadores la agregación de la Compañía Espiritual a otra ubicada en la ciudad de Roma. De esta manera conseguía mayores privilegios, aunque en el documento que se encuentra dicha agregación (Legajo 1869- I Archivo Diocesano), sólo hace referencia a las gracias e indulgencias que consigue. Cuatro años más tarde, la Compañía Espiritual recibe la aprobación formal de agregación a la Archicofradía de la Santísima Virgen del Llanto de Roma que tiene lugar el 11 de marzo de 1740. Desde ese momento, la archicofradía goza de las indulgencias y gracias concedidas para sí misma y de las que tiene concedida la archicofradía a la que se agrega. Hasta este momento, 1740, se conocen datos exactos de la archicofradía respecto a sus primeros pasos tras su fundación. De ahí en adelante, tan sólo se sabe que hasta 1757 se siguió realizando el ejercicio del Rezo del Santo Rosario diariamente y se desconoce cualquier otra acción realizada por los hermanos Delfín para esta archicofradía. Sobre la influencia de estos señores, no sólo en la archicofradía sino también en la ciudad de Cádiz, existen algunas reseñas que pueden resultar curiosas. Según un artículo publicado por Sanchez Peña en 2006 en el libro 'Documentos para la Historia del Arte en Cádiz', Tomo I páginas 105-106, los hermanos Delfín eran personas de alto poder adquisitivo que además tenían una estupenda relación con los franciscanos de la ciudad. Tanto es así, que el convento de San Francisco tuvo a bien donarles a cambio de una limosna, un altar en la iglesia del convento, concretamente en la última pilastra antes de llegar al presbiterio, para la colocación de una efigie de un Ecce- Homo. Este altar también tenía enterramientos en su interior para el uso de los hermanos Delfín y para sus herederos. No hay datos sobre ese altar por el momento, pero si se conoce que años mas tarde, una sobrina heredera de estos señores, devuelve dicho altar sin enterramientos a los franciscanos. Con lo cual se desprende que no tuvo lugar allí el enterramiento de ninguna persona.

Distancia total del recorrido: 
1,93 kilómetros
Duración recorrido: 
6 horas
Tiempo de paso: 
45 minutos
Acompañamiento musical: 
Banda de Conetas y Tambores 'Stmo. Cristo de los Milagros' de Sanlúcar de Barrameda (paso de misterio); Asociación Filarmónica de Conil (paso de palio)
Imaginería: 

Nuestro Padre Jesús de las Penas:

La imagen titular del Señor de las Penas ha sufrido desde la fecha de su fundación diversas remodelaciones hasta su sustitución en 1986, siendo la actual talla maniatada de Jesús de las Penas obra del imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte. Representa al Señor abatido tras el abandono por parte de sus Discípulos, que tras ser prendido en Getsemaní es conducido por el valle del Cedrón. Anteriormente se veneraba una talla cuya cabeza estaba depositada en la Iglesia de San Lorenzo, cuyo autor era Cosme Velázquez, a la cual se le adaptó un cuerpo Miguel Láinez Capote; la imagen fue retocada también por José Ovando Merino.

Santísima Virgen de la Caridad:

La imagen titular de la Santísima Virgen de la Caridad es obra del escultor sevillano Luis Álvarez Duarte de 1983, quien en un proceso de remodelación aprovecha las manos de la anterior imagen que realizara Manuel Pineda Calderón en 1963.

Pasos procesionales: 

Paso de misterio:

El actual paso del Señor de las Penas se encuentra en proceso de realización por parte del taller de Juan Carlos García Díaz de San Fernando (Cádiz). La talla sigue las pautas ornamentales del estilo marcado en los siglos XVII y XVIII. El boceto presenta un canasto de los denominados "de bombo", con vueltas y reviros, en perfiles de sinuosas líneas. En los interiores del canasto, sobre las escocias, surgen cuatro candelabros de guardabrisas, de tres brazos cada uno, dándole al conjunto una grandiosidad y vistosidad muy acentuada. En los núcleos centrales, ángeles querubines sostienen cartelas con relieves alusivos a la Archicofradía. Flanquean las cuatros esquinas, Arcángeles tenantes que portan atributos pasionales que, debido a sus vistosos ropajes, con corazas y emplumados yelmos, dan al conjunto una inusitada belleza. Corona el majestuoso canasto, cresterías y candelabros de guardabrisas que rodean totalmente al Señor, sumando un número de 54 puntos de luz en la totalidad del paso, siendo los candelabros de las esquinas los del anterior paso que realizase el tallista Manuel Guzmán Bejarano. La parihuela consta de un moldurón, tallado en hueco sobre el bombo de la moldura, lenguas de gato en la parte superior y emperlado en la parte baja. En las esquinas, cierran tallas con profusa decoración los cuatro ingletes. En las zonas centrales de los laterales, elementos arquitectónicos y vegetales tallados. Respiraderos con casetones en malla y orlados con elementos vegetales. Dibujan los perfiles del respiradero, flequería de estilo renacimiento, con rejilla superior doble y flecos a modo de margen diferenciador del respiradero y faldón; este último con buhardilla, sobre formato rectangular, con encuadramientos rectos y ornamentación vegetal a base de zarcillos y rocallas. La obra se inicia en 2005.

 

Paso de palio:

El paso de paso de palio lleva orfebrería de Angulo en los respiraderos realizándose en 1964, completándose más tarde, años 1980 y siguientes, con varales, candelabros y jarras de los talleres de Villarreal de Sevilla. La peana se realizó también en los talleres de Angulo. En sus primeras salidas la Virgen procesionaba en un palio de los llamados de cajón. El antiguo palio y el manto de la Virgen son de terciopelo rojo, con bordados de Mariano Arce. El año 2001 se inician los trabajos para la confección de un nuevo palio en los talleres de bordado del Sagrado Corazón bajo diseño de Juan Antonio Verdía Díaz; el techo de palio contará con una Gloria central, que representará la aparición de la Virgen del Pilar, Titular de la Archicofradía, al Apóstol Santiago; asimismo ese mismo año se estrena un manto en terciopelo rojo. En 2002 se estrena el bordado exterior de la bambalina delantera, en 2003 el de la trasera y en 2006 las laterales.

Itinerario: 

Sagasta (Drcha), Campo del sur (Izda), Santísimo Cristo del Perdón, Plaza Fray Félix, Obispo José María Rancés, Plaza San Martín, Posadillas, San Antonio Abad, Pomponio Mela, Pelota,Plaza Pio Xll, Estación de Penitencia en la S.I.C., Arquitecto Acero, Plaza de Pio Xll, Compañía, Santiago, CARRERA OFICIAL, San José (Izq), Matéo de Alba, Sagasta (Izq), a su templo.

Horario: 

publicidad